Realidad virtual en pruebas de campo visual 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

La pandemia por COVID-19 que impuso distanciamiento social a partir del 2020 creó (entre una multitud de retos en todas las industrias) una necesidad para monitorear a pacientes de manera remota. En la rama de la oftalmología, una de las formas en las que esto se manifestó fue en la necesidad de hacer pruebas de campos visual a pacientes de glaucoma para poder detectar una pérdida de visual acelerada. Un amplio rango de soluciones comenzaron a desarrollarse e implementarse para este problema; una de las más interesantes fue usar tecnología de realidad virtual en pruebas de campo visual. 

Fascinantemente, esta solución también hizo relucir otros inconvenientes de la clásica prueba presencial de Humphrey. Hay un sinfín de ventajas (y de retos) de usar esta nueva tecnología incluso en un contexto post-COVID-19, que vale la pena preguntarnos si la estandarización de pruebas para medir el campo visual, al igual que otras pruebas oftalmológicas, puede cambiar para ampliar nuestro rango como médicos. 

¿Cómo usar realidad virtual para medir campo visual? 

Un proyecto desarrollado por la Facultad de Medicina de la Universidad de California desarrolló una prueba diseñada para ejecutarse con visores de realidad virtual. El software va generando nuevos estímulos visuales que el paciente tiene que ir alineando en cuanto los percibe. Puntos ciegos se pueden detectar de esta manera gracias a una falta de respuesta del usuario. De esta manera, mientras el usuario interactúa con la prueba, el programa va recopilando datos y generando un mapa del campo visual. 

Se encontró que esta prueba, y su punto de valor basado en realidad virtual hace mucho más que permitir a los pacientes medir su campo visual en casa. Al requerir un visor para correr la prueba, es fácil estandarizar la distancia entre los ojos y la pantalla, al igual que las condiciones de luz en las que se realiza la prueba. Así se obtienen resultados más consistentes. 

De igual manera, al ser un programa de realidad virtual que “envuelve” la vista del paciente, hay menores preocupaciones acerca del posicionamiento de los estímulos visuales en relación al paciente. Esto permite que el paciente mueva su mirada, en lugar de tener que mantenerla fija en un solo punto. Esto hace que la experiencia del paciente sea mucho mejor en comparación con la prueba de Humphrey, y eleva mucho su disposición a realizarla correctamente para obtener información de alta calidad. 

El futuro de la realidad virtual en Oftalmología 

Este avance generó muchísimas ventajas además de la posibilidad de monitorear la pérdida de visión de manera remota. Una de las principales ventajas, es que esta prueba permite hacer una medición más frecuente del campo de visión, lo que permitiría detectar un deterioro acelerado más oportunamente. También, la prueba ofrece la obvia ventaja de requerir menos inversión de tiempo del personal médico, y al mismo tiempo crear la oportunidad de monitorear pacientes en locaciones remotas que comúnmente no tendrían acceso a este tipo de pruebas. Estas nuevas oportunidades no sólo crean un panorama en el que oftalmólogos pueden optimizar sus procesos diagnósticos, sino expandir sus prácticas y ayudar a cerrar la brecha de necesidad de atención oftalmológica en todo el mundo. Si resultados como estos se obtuvieron en una prueba de campo de visión, es emocionante pensar en el resto de las posibilidades. 

Por supuesto, aún existen muchísimos retos que resolver. Existe una gran duda en si esta clase de programas deberían existir solamente como software que se pueda descargar a diferentes dispositivos (lo cual lo haría más accesible), o si debería incluir un visor de realidad virtual especializado (lo cuál ayudaría a tener resultados más confiables y consistentes). También, hay mucho desarrollo que debe lograrse antes de que la tecnología de realidad virtual tenga la resolución necesaria para muchas de las aplicaciones que requeriría la oftalmología. Sin embargo, son justamente avances como los de las pruebas de campo visual los que ayudan a que esos próximos avances lleguen aún más rápido.