Tips de Currículum para jóvenes oftalmólogos 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Tener un excelente currículum es fundamental para los diferentes objetivos que podemos tener como oftalmólogos. Por supuesto, está la obvia situación de postularse para un trabajo, pero un buen currículum puede ser vital para obtener apoyos educativos, para ingresar a una institución a hacer la subespecialidad, para oportunidades en el extranjero, entre otros. Al mismo tiempo, es bien sabido que la mayoría de las instituciones que por una u otra razón estén revisando currículums, le dan a cada uno una muy pequeña ventana de tiempo para generar una impresión. Algunos estimados proyectan que en promedio se revisa un CV durante 6 segundos antes de descartarlo. 

¿Cómo podemos evitar ser ignorados desde un principio? ¿Qué pueden hacer los oftalmólogos más jóvenes para lograr una gran primera impresión y obtener más oportunidades. Hay 5 consejos que te podemos dar para mejorar tu CV que podrían ser la diferencia en tu carrera. 

1.- Hazlo fácil de leer 

Hay que ponerse en los zapatos de una persona que tiene que revisar decenas de currículums en un día. Esta es una actividad que quiere realizar rápidamente, por lo que probablemente se guiará por la información que pueda extraer rápidamente del documento. Si no encuentra lo que necesita rápidamente, pasará al siguiente. Así que considera cuidadosamente la legibilidad y diseño de tu CV. Se recomienda que la tipografía no sea menor a 11 puntos. Quieres encontrar una estructura clara y eficiente, con encabezados identificables que entreguen información valiosa rápidamente. También quieres organizar la información con una estructura reconocible e intuitiva. Existen muchas plantillas que puedes encontrar en línea para basarte en ellas (o usarlas). 

2.- Evita cualquier error 

Esto tal vez parezca obvio, pero muchos se sorprenderían al saber cuántos currículums se desechan por faltas de ortografía, puntuación o redacción. Asegúrate de revisar con cuidado y múltiples veces todo el texto en tu CV. De preferencia, pídele a otras personas con experiencia en redacción que lo revisen. Tal vez parezca excesivo, pero asegurarte de que este contenido esté perfecto te ayudará a evitar una de las formas más básicas en las que candidatos son rechazados. 

3.- Señala tus distintivos 

En muchos casos, lo primero que se revisará de tu currículum es tu experiencia laboral y tu educación. Sin embargo, hay múltiples otros indicadores que pueden ser importantes cuando alguien está evaluando tu viabilidad. Asegúrate de incluir una sección que publicaciones que hayas realizado, trabajos de investigación, distinciones o premios que hayas obtenido. Algunas personas se limitan a incluir su experiencia, entonces añadir estos diferenciadores extras te pueden ayudar a llamar la atención. 

4.- Haz múltiples versiones

Como ya mencionamos antes, un oftalmólogo tendrá que presentar su currículum en una variedad de situaciones. Para tener el mayor impacto posible, lo mejor es crear versiones de tu CV específicamente optimizadas para cada situación. ¿Vas a aplicar a un trabajo? ¿Una plaza para subespecialidad? ¿Una beca? Considera cuidadosamente la oportunidad que quieres aprovechar, y qué aspectos de tu carrera serían más cruciales para ellos, y dales prioridad en tu CV. Idealmente podrías ir aún más lejos, y hacer una versión diferente para cada institución a la que apliques. La mejor práctica es investigar la institución, sus valores y sus prioridades, y adaptar tu currículum para destacarte como un candidato ideal. 

Cada vez más, hay grandes oportunidades para oftalmólogos en todo el mundo. Un buen Currículum es un gran primer paso para acceder a las mejores de estas oportunidades, que irónicamente, te ayudarán a enriquecer aún más ese mismo currículum. Esperamos que con estos consejos logres distinguir tu perfil profesional.