Administración para oftalmólogos

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Hay muchas direcciones en las que un oftalmólogo podría llevar su carrera. Tal vez la más común, es poner una clínica y desarrollar una cartera de pacientes. Sin embargo, una experiencia común para los médicos es enfrentar retos administrativos cuando escogemos este tipo de rutas. Desafortunadamente, la formación médica en la mayoría de las instituciones no contiene mucha educación en este rubro, lo que se traduce a dificultades más adelante, particularmente cuando médicos jóvenes están empezando a laborar después de una especialidad. 

Retos administrativos para oftalmólogos

Como ya mencionamos, es común que los médicas tengan una aversión al trabajo administrativo y financiero. Sin embargo, una clínica es un negocio, y es importante entender los conceptos administrativos básicos que se requieren para hacerlo funcionar. Esto es particularmente importante porque se requiere una inversión inicial considerable para iniciar una clínica. A menudo, los especialistas en este punto de su carrera vienen de una serie de años en las que se concentraron intensivamente en su preparación, sin haber tenido mucho tiempo para trabajar o ahorrar, por lo que tienen que cuidar mucho cómo utilizan su inversión, particularmente porque la construcción de su cartera de pacientes puede durar un tiempo. Además, existen ciertas complicaciones fiscales que los médicos necesitan dominar, y no es raro que un doctor reciba ciertas penalizaciones a causa de ello. 

Estos retos son particularmente significativos para un oftalmólogo. Establecer una clínica requiere de la inversión para obtener una locación, contratar al personal necesario, considerar transporte y una variedad de gastos variables. Pero en el caso de un oftalmólogo, también es necesario invertir en herramientas y equipo especializado necesario para poder diagnosticar y tratar padecimientos visuales. En ocasiones, también es necesario invertir en la capacitación para que el personal pueda utilizar y mantener estas herramientas. Esta inversión puede ser más retadora en oftalmología que en otras especialidades simplemente por lo fundamental que es el equipo personalizado para poder practicar adecuadamente. 

Tips de administración para oftalmólogos

Lo más importante para un oftalmólogo es no recaer completamente en decisiones intuitivas. Planear y asesorarse es fundamental para lograr nuestros objetivos. Algunas ideas con las que se pueden comenzar son: 

  • Crear un plan de negocios. No necesita ser algo muy elaborado, pero estar consciente de la inversión inicial que necesitamos, tener un control acertado de los costos mensuales, y una línea de tiempo para lograr nuestro ingreso ideal son fundamentales. 
  • Encontrar el punto de equilibrio. Un ejercicio de entradas y salidas puede ayudar a encontrar los ingresos que necesitamos para mantener nuestra práctica. Al mismo tiempo, tener claridad acerca de la cantidad de consultas, estudios o cirugías que necesitamos realizar para empezar a generar ganancias, y por extensión, tomar medidas para obtenerlas. 
  • Priorizar nuevas fuentes de ingreso. Colaborar con otros médicos, o iniciar con precios bajos son una excelente manera de empezar a percibir ingresos y estimular el crecimiento de nuestra cartera de clientes. Estas estrategias pueden facilitar el camino a una práctica próspera. 
  • Asesorarte. Siempre es buena idea consultar o formar un equipo de personas capacitadas que puedan ayudarte a entender o realizar las tareas administrativas que necesitas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto subirá tus gastos, y aún así es fundamental que entiendas lo que tu equipo está haciendo. Por lo tanto, nuestra última recomendación es tal vez la más importante. 
  • Capacitarse. A pesar de que el mundo de la administración no es una prioridad en la educación base de un médico, existen muchos diplomados y maestrías enfocados en administración para médicos. Esta es la mejor manera de estar completamente seguros de lo que tenemos que hacer para administrar exitosamente nuestra práctica.