Marketing Digital para Oftalmólogos

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

El marketing digital es comúnmente reconocido como un factor indispensable en prácticamente cualquier negocio en la actualidad. Las prácticas médicas, incluyendo las de oftalmólogos, no son la excepción. Para muchos médicos, iniciar esfuerzos de marketing digital puede ser retador, particularmente porque existe una curva de aprendizaje que requiere tiempo, esfuerzo y experimentación. Sin embargo, una vez comprendidos ciertos componentes clave, y con el apoyo de un equipo dedicado, estas estrategias pueden tener un impacto significativo en nuestra práctica. En este blog, discutiremos algunos de los conceptos básicos que servirán para crear una estrategia de marketing digital para oftalmólogos.

Identifica a tu audiencia

Uno de los errores más comunes que cometen las marcas cuando empiezan a hacer marketing es querer atraer a todo el mundo. La lógica de que crear publicidad para todos atraerá más pacientes es incorrecta, simplemente porque si no puedes hacer publicidad ideal para un segmento, no puedes hacer publicidad para nadie. Simplemente corres el riesgo de confundir y alienar a todos, y se vuelve imposible crear decisiones estratégicas, como escoger una plataforma para subir contenido. 

Cuando piensas en tu práctica, debería ser fácil identificar a tu público meta. Si ofreces servicios de oftalmología general, ciertamente puedes atender a todos, pero encontrarás más pacientes que tengan arriba de 60 años. Por otro lado, si eres subespecialista, sabes mejor qué nadie qué segmento de personas es más propenso a desarrollar afecciones que tú puedas atender.

Estrategias Push y Pull 

Uno de los primeros conceptos básicos que un oftalmólogo debe tener en mente sobre marketing digital son los esfuerzos Push y Pull. Cuando hablamos de Push Marketing, estamos hablando de esfuerzos para hacer que nuestra marca llegue hasta la audiencia que estamos buscando. Un ejemplo sería un anuncio en redes sociales, que pautamos para que sea posicionado para personas en el rango de edad que estamos buscando, en la ciudad donde operamos. Es probable que ellos ni siquiera estén pensando en visitar un oftalmólogo, pero con estrategias push, podemos hacer un primer contacto, posicionar nuestra marca y crear una relación con nuestra audiencia meta para ser su primera opción cuando lo necesiten. 

Los esfuerzos de Pull Marketing, por otro lado, se enfocan en que la audiencia llegue a nuestra marca. Un ejemplo muy claro es crear anuncios de búsqueda en google, de manera que cuando la audiencia busque oftalmólogos en su área, nuestra práctica sea de los primeros resultados. A menudo, las mejores estrategias de marketing utilizan una mezcla de esfuerzos Push y Pull. 

Una buena página web

La página web es una de las herramientas que más útiles pueden ser en una estrategia de marketing digital para oftalmólogos. También, es una que comúnmente se ejecuta mal. Al crear tu página web, deberías concentrarte en una experiencia sencilla y efectiva. Asegúrate de crear una estética profesional y que tu marca sea reconocible. Tu página tiene que funcionar a la perfección y ser fácil de navegar (especialmente en dispositivos móviles). La información más relevante tiene que ser fácil de encontrar, y contactarte para generar una cita debería ser extremadamente sencillo. También es buena idea incluir un blog o algún dispositivo que te ayude a subir contenido de calidad consistentemente, lo cuál será muy útil para nuestro siguiente punto. 

SEO 

Existen un sinfín de posibilidades dentro de lo que la gente hace en motores de búsqueda. Desde “oftalmólogos en mi área” hasta “cómo tratar estos síntomas” o “cómo poner lentes de contacto”. Tus posibles clientes están buscando información. Tú tienes la oportunidad de darles esa información, y en el proceso, motivarlos a agendar una cita contigo, o simplemente volverte una fuente de información valiosa y de confianza para ellos, volviendo tu marca una primera opción el día que la requieran.

Existen un sinfín de herramientas para identificar palabras clave y búsquedas frecuentes que sean relevantes para ti y tu audiencia. Una vez que las hayas identificado, lo único que tienes que hacer es crear contenido que responda a esas búsquedas y subirlo a tu página. Hacer esto de forma consistente es una excelente manera de incrementar el tráfico a tu sitio web, lo cuál sólo puede tener buenas noticias. 

Existen aspectos técnicos del SEO que pueden ser retadores de comprender, pero no suelen ser problemas a gran escala. Es recomendable encontrar a un profesional que te ayude a hacer optimizaciones técnicas y estructurales en tu sitio, que asegurarán que funcione adecuadamente con los motores de búsqueda. 

Anuncios de búsqueda 

Si ya tienes un listado de palabras clave para tu audiencia, un siguiente paso natural es crear anuncios de búsqueda en google. El 90% de las personas nunca pasa a la segunda página de resultados de google. Y la mayoría siempre escoge uno de los primeros 4 resultados como su destino final. Los anuncios de búsqueda te permiten asegurarte de que seas uno de esos primeros resultados, e incrementar rápidamente el tráfico de una audiencia muy dispuesta a dar el siguiente paso. 

Redes sociales

Muchos profesionales de la salud utilizan las redes sociales como una herramienta más para hacer publicidad, establecer una presencia de marca importante, y construir una relación con sus audiencias. Hay diferentes estrategias de anuncios pagados que pueden valer la pena si se está dispuesto a invertir, pero crear contenido orgánico es completamente gratis. Este contenido puede ayudarte a legitimizarte como un experto en tu rama, y ayudar a retener a tus pacientes. También puede ser una excelente forma de educar a tu audiencia acerca de puntos claves de salud visual que los ayudarán a identificar cuando requieren de tus servicios. 

El costo de crear contenido orgánico es que a menudo requiere una inversión de tiempo considerable. Por lo tanto, es buena idea no caer en la trampa de intentar crear contenido para todas las plataformas que existen, a menudo, concentrar tus recursos en una o dos plataformas te ayudará a ejecutar correctamente tu estrategia. De nuevo, escoger en qué red social quieres posicionarte es un ejemplo de por qué es importante que conozcas a qué segmento te quieres dirigir. En Instagram podrás acceder a una audiencia más jóven que en Facebook, por ejemplo.